CONAF apoya a pymes forestales para que recuperen sus suelos y vuelvan a producir en O´Higgins

  • Propietarios deben solicitar que CONAF evalúe la situación de sus predios y sugiera los pasos a seguir.

La Corporación Nacional Forestal (CONAF) en O´Higgins a través de los departamentos de Desarrollo y Fomento Forestal (DEFOR) y de Fiscalización y Evaluación Ambiental (DEF) se encuentra realizando un catastro en terreno de los daños producidos por los incendios forestales que han afectado a la zona con miras a prestar apoyo para que los afectados recuperen su fuerza de trabajo, sus plantaciones y bosque nativo.

Felipe Sandoval, jefe de DEFOR, destacó que “a priori tenemos alrededor de 350 propietarios afectados por la catástrofe, este resultado puede variar: disminuir o aumentar, ya que nuestros funcionarios están en terreno chequeando la información y esperamos tener una cifra exacta, información con la que además CONAF gestionará la documentación necesaria para elaborar el estudio técnico, que se realizará lo más pronto posible”.

Sandoval, agregó que “en el caso de propietarios que tengan bosques que fueron totalmente calcinados, no será necesario un estudio técnico, pero sí CONAF debe chequear que así sea, por lo tanto el usuario mediante una carta de la propiedad debe solicitar a la Corporación que se realice la visita técnica para evaluar la situación del lugar y ver en la condición que quedó su territorio, para luego aprobar o rechazar la petición y dar el visto bueno”.

Por su parte, Andrés Herrera, jefe del DEF, expresó que “aquellos pequeños propietarios cuyas plantaciones que se encuentren calcinados y sin actividad fisiológica podrán cortar previo aviso de su intención ante CONAF mediante carta de aviso simple que se encuentra a disposición de los usuarios en nuestras oficinas, donde también se encuentran disponibles nuevos formularios para la corta, explotación y/o reforestación de predios que todavía presenten actividad, por lo que el llamado es acudir a nuestras oficinas e informarse”.

Bosque Nativo

Cabe destacar que en la región más de 80 mil hectáreas de bosques resultaron quemadas por los incendios forestales, de las cuales, más de 40 mil son de bosque nativo, siendo de vital importancia para la economía regional.

16522545_10211392055057890_1266277684_n

El bosque nativo presta servicios que no están valorizados económicamente, como por ejemplo; proveer disponibilidad de agua durante el año en aquellos sectores donde está presente esta formación vegetal, ya que al haber bosque nativo, éste evita la erosión cuando precipita la lluvia. Como el agua cae lentamente, infiltra la tierra hacia las napas freáticas, lo que permite que el recurso permanezca durante el año más tiempo en el suelo, bajando lentamente a los valles.

La ausencia de bosques esclerófilos, debido al daño producido en los incendios forestales que afectaron la zona, traerá consigo algunos inconvenientes que afectarán a las personas, a los animales y a la agricultura de toda la región, ya que algunos suelos quedaron desprotegidos.

En este sentido, Sandoval señaló que el bosque esclerófilo de la región, tiene una de las mayores diversidades biológicas del país, porque es un bosque intermedio, entre la zona norte y zona sur, concentrando una gran cantidad de flora y fauna, y para CONAF su recuperación es de vital importancia porque representa un ecosistema único.

Pailimo

Plantaciones Forestales

El también ingeniero forestal, señala que “es importante que algunas plantaciones de pino, que están presentes en los cerros, están en suelos que fueron bastante degradados en el pasado por la agricultura y la ganadería, son suelos erosionados que perdieron gran parte de material orgánico y con ello su fertilidad, por tanto la agricultura se retiró de del lugar, dado a que no era rentable. Luego, cuando se intentó reforestar, lo único que dio fruto fue el pino”.

“Es muy complejo plantar bosque nativo, sin embargo tenemos la posibilidad de recuperarlo, dado a su gran cualidad de regenerar vegetativamente en un alto porcentaje de sus tocones, con un manejo adecuado de las cepas que quedaron tras el incendio, tendremos en un año nuevamente este tipo de vegetación, ya que es muy resistente y en algunos casos puede que las raíces estén vivas y el tocón también esté vivo y al hacer un manejo de éste, crece”, manifestó Felipe Sandoval.

Propietarios

Orlando Cabezas, propietario de predio forestal en Pailimo, expresó que “cuando vimos que el fuego ya iba a entrar a nuestros predios nos coordinamos con todas las familias y en el caso de nosotros, el aserradero que tienen nuestros hijos, pudimos defenderlo. Bosques se quemaron a los distintos agricultores e incluso a nosotros, pero hay que asumir y explotar lo que quedó y volver a replantar (…) Tenemos que estar con el ánimo en alto y salir delante de nuevo”.

Por su parte, su esposa, Prosperina Quijada, manifestó que “yo creo que la prevención es tremendamente importante, ya sea con los franjas por los caminos; de hacer las construcciones no tan cerca de los bosques también; y dejar cortafuegos anchos dentro de los predios, porque se gana en poder proteger lo que está plantado”, a lo que agregó que “yo creo que la experiencia nos enseña y hay que mejorar para no pasar susto”.

Hoy CONAF ha dispuesto que los propietarios sean visitados para ver caso a caso, donde los “extensionistas”- profesionales experimentados en manejo de bosque nativo y otras tareas relacionadas- se acercarán a realizar el estudio técnico lo antes posible y la Corporación que se hará cargo del pago del dominio vigente y del trámite en el Conservador de Bienes Raíces, como forma de agilizar y prestar mayor apoyo a los pequeños y medianos propietarios afectados por los incendios forestales.

Periodista Viviana Liberona