Educación vial para el regreso a clases

–      En Chile, los accidentes de tránsito son la primera causa externa de muerte en niños de 1 a 14 años. Sólo en 2015 murieron 73 niños de entre 0 y 12 años en siniestros viales, mientras se registraron 4.513 lesionados de esa edad, con heridas de diversa consideración, de acuerdo a cifras de la Comisión  Nacional de Seguridad de Tránsito (Conaset).

–      La prevención es la clave al momento de entrar o salir de clases no se transforme en un riesgo para los escolares que se trasladan a diario entre la casa y el colegio.

Con el regreso a clases, vuelven el alto flujo vehicular y las multitudes transitando por las calles. La entrada y salida del colegio marcan las horas peak del día y es en esos momentos en que caminar o cruzar la calle puede convertirse en una verdadera amenaza para los escolares que se trasladan a diario entre la casa y el colegio.

Por lo mismo, “la educación vial es clave. Inculcar en los niños el sentido de la prevención, reduce la probabilidad de accidentes de tránsito”, explica el experto en prevención de riesgos, de Mutual de Seguridad CChC, Rolando Galleguillos.

En este sentido, se recomiendan lo siguiente:

 

CON SUS HIJOS QUE SE VAN SOLOS AL COLEGIO

educacion-vial-semaforo-noviembre2

–      Elija junto a ellos la ruta más conveniente y segura para la ida al colegio y el regreso. Además, recomiéndeles que no se salgan de esta ruta y, si lo van a hacer, que le avisen previamente.

–      Enséñeles a ser un “buen peatón”. En ese sentido, lo ideal es que sepan que circular correctamente por la vereda es su responsabilidad, manteniendo siempre la alerta de lo que sucede a su alrededor, para poder reaccionar ante cualquier eventualidad.

–      Indíqueles que para ellos lo correcto es caminar siempre por el lado de la vereda más alejado de la calzada y los autos, para que en caso de tropezar, perder el equilibrio o caer, no caigan directo por donde circulan normalmente los vehículos.

–      Recuérdeles que deben cruzar la calle únicamente en cruces habilitados, como las “zona de escuela” (semáforo con luz amarilla parpadeante) o en las esquinas con paso de cebra, siempre cuando el semáforo esté en verde y no venga ningún automóvil. De no encontrarse estos elementos, indíqueles que crucen de esquina a esquina –nunca a mitad de cuadra- y una vez que se hayan asegurado que no viene ningún vehículo.

–      Recomiéndeles no ir juagando cerca por donde circulan los vehículos, ya que pueden tropezar con otras personas en la vía pública o llegar a ser atropellados, al no estar prestando la correcta atención al entorno.

–      Si es de noche, procure que sus hijos utilicen elementos reflectantes en la mochila o ropa de colegio para que puedan ser vistos por los automovilistas o ciclistas que circulan.

–      Aconseje a sus hijos no transitar por la vía pública con audífonos o chateando en el celular, ya que ello puede contemplar riesgos innecesarios, como no escuchar una bocina o cualquier otro peligro que se presente. Como peatón siempre deben ir atento a las condiciones del ambiente donde se desenvuelve el tránsito.

–      Por último, sea un buen ejemplo siempre que transite por la vía pública juntos, el niño siempre imitará sus acciones, sean buenas o malas.

COMO CONDUCTOR QUE PASA A DEJAR O A BUSCAR A SUS HIJOS

–      De acuerdo a la modificación a la Ley de Tránsito a partir del 17 de marzo de 2017, los niños y niñas deben ir en un sistema de retención infantil apropiado según su edad, talla y peso hasta cumplir 9 años (o estatura de 135 centímetros y 33 kilogramos de peso).

–      Recuerde que llevar a un niño/a menor de 12 años en el asiento delantero o llevar a un niño/a menor de 9 años sin su sistema de retención infantil, es considerado una falta gravísima, lo que significa una multa de 1,5 hasta 3 UTM y la suspensión de licencia entre 5 y 45 días para el conductor del auto.

 –      Considere además que en las horas peak el flujo vehicular se incrementa, provocando retrasos. Planifica tu ruta.

 –      No haga maniobras arriesgadas y no conduzca a alta velocidad cerca de colegios, con lo anterior reduce la probabilidad de atropellar a algún peatón.

furgonama 

POR ÚLTIMO, SI SU OPCIÓN ES EL TRANSPORTE ESCOLAR

Estos deben cumplir lo establecido por el ministerio de transporte y telecomunicaciones, tales como:

–      Estar inscrito en el Registro Nacional de Transporte Público y Escolar (Renastre).

–      Quienes realicen transporte escolar deben entregar una copia autorizada del certificado de inscripción en el o los establecimientos educacionales que presten servicios, así como a los padres y apoderados que lo requieran.

–      Que el vehículo, si no es un bus, sea amarillo y cuente con una luz estroboscópica o cinta retro reflectante en ambos lados. En caso que se trate de un bus, no es exigible que sea amarillo, ni que tenga luz estroboscópica (baliza) y letrero triangular sobre el techo.

–      Toda la documentación debe encontrarse vigente (revisión técnica, análisis de gases, permiso de circulación y seguro obligatorio).

–      La revisión técnica debe indicar la capacidad máxima de pasajeros, cifra que debe ser informada al interior del vehículo y respetada por el conductor.

–      La antigüedad máxima para los vehículos es de 16 años (En las regiones XV, I y XII es de 18 años). En vehículos de transporte escolar que presten servicios a localidades rurales la antigüedad máxima permitida es de 18 o 22 años, dependiendo del pesaje del automóvil.

–      Los asientos de los vehículos deben ir hacia el frente y con un respaldo igual o superior a 35 cms.

–      La normativa señala que el tiempo de viaje desde y hacia el colegio no debe superar los 60 minutos.

–      En el caso que el transporte escolar lleve más de 5 niños de educación preescolar, el conductor deberá viajar acompañado de un adulto.

–      Si el vehículo tiene año de fabricación 2007 en adelante, deben contar con cinturón de seguridad, en todos los asientos.

–      Además El Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones recomienda a los apoderados suscribir un contrato, por escrito, al momento de solicitar un servicio de transporte escolar. De esta manera el acuerdo entre las partes será más transparente y podrá servir de respaldo ante eventuales incumplimientos.

Consuelo Saenz-Villareal.-