Recomendaciones Mutual de Seguridad CChC Ante la apertura de la temporada de piscinas: aprenda a disfrutarlas con seguridad

En Chile, la principal causa de muerte de niños menores de cinco años son los accidentes domésticos.

Por ello, y ante el comienzo de la temporada de piscinas, es importante prevenir ahogamientos y accidentes, con la supervisión del niño que se encuentre próximo a cualquier entorno acuático, bien sea piscina, bañera, playa o cubos con agua, entre otros.

Está muy cerca el verano y una excelente opción para paliar las altas temperaturas son las piscinas, sobre todo porque con calor aumentan los panoramas al aire libre.

Sin embargo, no todo es diversión, porque la ocurrencia de accidentes en estos lugares es bastante alta si no se toman las correctas medidas de prevención o si se hace un mal uso de los mismos. Más ahora que la cantidad de piscinas en los hogares y departamentos ha aumentado considerablemente. Y son precisamente los más pequeños quienes, mayormente, se ven afectados por constantes peligros.

De acuerdo a un estudio realizado por la Organización de las Naciones Unidas ONU, en Chile, la principal causa de muerte de niños menores de cinco años son los accidentes domésticos, seguida de cerca por la neumonía.

Es por ello que riesgos de caídas y ahogamientos representan la principal preocupación de los padres, por lo mismo, la Mutual de Seguridad CChC, entrega consejos para disfrutar de las piscinas con seguridad. Para el experto en prevención de riesgos de Mutual de Seguridad, Rolando Galleguillos, lo más importante es seguir ciertas recomendaciones:

Niños entre 0-4 años: Ellos están aprendiendo a caminar y son muy curiosos, por lo que una superficie de agua les parece atractiva y pueden caer con mucha facilidad (incluso en espejos de agua). Es importante mencionar que un menor puede ahogarse en un balde o en 30 centímetros de agua.

Jóvenes y adultos: Este grupo de personas se caracteriza por tirarse piqueros en zonas no habilitadas y peligrosas para el baño. Además, en muchas ocasiones, se sumergen en el agua bajo efectos del alcohol y drogas por lo que no pueden reaccionar frente a una situación de riesgo.

Supervise a los niños y nunca los deje solos, en especial si tienen menos de 7 años.

No use alargadores o artefactos eléctricos en el borde de la piscina. Utilice artefactos de batería si es posible.

Los filtros de limpieza deben contar con sus respectivas tapas, para que no succionen las extremidades o el cabello de los menores.

Utilice marcas (flotantes o gráficas) que indiquen dónde comienza la zona más profunda de la piscina.

Si utiliza su piscina en la noche, debe contar con iluminación al interior de ella. Si no puede ver el fondo, su piscina es insegura.

Mantenga rejas o barreras fijas, de a lo menos 120 cm. para evitar que los niños accedan a la piscina cuando no está en uso. Si posee piscina plástica, cúbrala con una lona y cuerda que evite caídas involuntarias a su interior.

Cuando deje de nadar saque todos los objetos (juguetes y flotadores) que estén dentro de la piscina, ya que son elementos de atención atracción para los menores.

Guarde herméticamente y en un lugar seguro todos los químicos de limpieza de la piscina. Evite intoxicaciones y accidentes por mal uso de ellos.

Controle los juegos, empujones al agua y saltos mortales, podrían causar lesiones

En cuanto al uso de flotadores y chalecos salvavidas:

1 Escoja el que se ajuste a lo que usted necesita, considerando talla, comodidad, tamaño y si será utilizado por un adulto o niño.

2  Incentivar el uso de chalecos salvavidas, tanto dentro del agua, como jugando alrededor, con el potencial riesgo de caer a ésta.

3  Los chalecos salvavidas que se vendan en el comercio deben ser autorizados en su ingreso al país por autoridades competentes (DIRECTEMAR).

4  Dentro de esta categoría podemos encontrar en el mercado una amplia diversidad de productos, tal como: figuras flotantes, flotadores tipo tallarines, alitas o manguitas, entre otros. Tener en cuenta que estos productos NO reemplazan el uso de un chaleco salvavidas.

5  Lo importante es elegir para su hijo un chaleco salvavidas que entregue un mayor nivel de protección. Prefiera los de cuello largo para el soporte de la cabeza y un arnés o correa de seguridad que evita que el chaleco suba por sobre la cabeza del niño.

 

Por último, eduque a sus niños sin asustarlos. Enséñeles que pueden disfrutar de la piscina siempre y cuando le avisen a usted o al adulto responsable a su cargo, e insista en las recomendaciones anteriores.

CIFRAS:

Según datos entregados por la PDI, en Chile entre los años 2006 y 2013 el porcentaje de fallecidos por inmersión o ahogamiento correspondió al 7% del total de muertes, con un total de 790 casos, siendo ésta la cuarta causa de muerte en el mundo y la primera en hombres entre los 5 y 14 años.

En Chile los accidentes en piscinas representan el 13% de la mortalidad infantil por lesiones.

 Saludos,

Nota: Francisca Muños

FUENTE: ICC CRISIS.

CONSULTORA DE MEDIOS.-