Cómo enfrentar las enfermedades respiratorias



· Profesionales del Hospital de Lolol enseñan a identificarlas, cómo combatirlas y distintas estrategias de prevención.

Lolol, 14 de mayo de 2019.- Se acerca el invierno, bajan las temperaturas y llegan las lluvias, provocando un aumento en la consulta por enfermedades respiratorias. Tomar medidas de prevención, controlarse en el policlínico y usar la urgencia sólo en casos de gravedad, son algunos de los consejos que nos entregan profesionales del Hospital de Lolol, para sobrellevar de la mejor manera esta fría estación del año.

El director del Hospital de Lolol, Nicolás Ayala, abordó este tema, destacando cómo se encuentra preparado el establecimiento para enfrentar esta estación, que aumenta considerablemente las consultas de la comunidad. “Las enfermedades respiratorias aumentan durante los meses más fríos y húmedos del año, nosotros como hospital, nos hemos entregado de lleno a la sala IRA-ERA en la que trabaja la kinesióloga Karen Cifuentes, donde los pacientes pueden sacar su hora para poder atenderse en términos de consultas, también contamos con agenda de médicos y siempre está la unidad de urgencia y hospitalización para patologías como neumonía para pacientes más complejos”, afirmó el profesional.

Pero ¿qué son las enfermedades respiratorias y por qué se producen?, sobre ello, la kinesióloga Karen Cifuentes, encargada de la sala IRA-ERA explicó que “estas son enfermedades que afectan al tracto respiratorio, toda la parte pulmonar y el área alta y baja del sistema respiratorio, todo lo que conlleva desde que ingresa el aire al organismo hasta que se produce el intercambio gaseoso a nivel sanguíneo. Aumentan en esta época debido a que circulan más virus en el ambiente que se van generando como por ejemplo el virus sincicial respiratorio, el adenovirus y la influenza, que son los que más predominan en los niños y en la población en general, se comienzan a manifestar por la situación climática, debido a que las condiciones en que uno se encuentra en esta época, como mayor hacinamiento, personas más juntas, menor ventilación y mayor humedad, hace que estos virus proliferen más y se vayan contagiando de una persona a otra”.

Dentro de las enfermedades más comunes destacan los resfríos, las bronquitis y neumonía, esta última es especialmente grave en el adulto mayor. Karen es la encargada de recibir a estos usuarios y ayudarlos en su recuperación, al ser consultada respecto al detalle de sus funciones, expresa que “mi labor primordial es la prevención de las enfermedades respiratorias y también la atención de enfermedades respiratorias agudas crónicas de personas de todas las edades. Lo que se hace es una educación, en el caso de que haya una enfermedad respiratoria crónica, se realiza un seguimiento desde su ingreso para definir el tratamiento más adecuado, cómo cuidarse, como prevenir recaídas y se hace un seguimiento a lo largo de toda su vida o hasta que se le dé elalta clínica, cuando son enfermedades respiratorias agudas”.

“También durante esta época se apoyan bastante en los ejercicios kinésicos, que es la kinesioterapia respiratoria,que ayuda a solucionar algunos problemas que se van generando en la mecánica pulmonar, debido a la enfermedad respiratoria.Ayudamos a ventilar mejor a las personas, a poder eliminar las secreciones con mayor facilidad, a enseñarles técnicas, al adecuado uso de la terapia inhalatoria, que es lo que más se utiliza para las enfermedades respiratorias, que están con obstrucción bronquial”, complementa la kinesióloga.

Al momento de identificar los grupos de riesgo, Karen distingue a “los niños más pequeños, algunos que han estado hospitalizados, que hayan tenido enfermedades más recurrentes durante el año y los adultos mayores en donde una enfermedad que a una persona joven y saludable no le afecta mayormente en el adulto mayor los síntomas son más severos y la recuperación es más lenta. Lo importante es conocer los signos de alarma, que sería en el adulto mayor que está decaído, con poco apetito, que no está en su estado de consciencia normal, tos o flema o dificultad respiratoria, antes de auto medicarse o dejar pasar los días, debe acudir a su centro de salud más cercano y solicitar una atención médica”.

Siempre que presente algún síntoma de enfermedad respiratoria, el llamado es a que se acerque a su centro de atención primaria más cercano y solicite atención, pero también puede haber casos de mayor gravedad, es en estos momentos cuando deben acudir a la urgencia más cercana. El doctor Jorge Morales, del Hospital de Lolol nos detalla los signos de alerta que indican que el cuadro respiratorio está empeorando. “Cuando hay dificultad para respirar, ya sea que a los niños se le hundan las costillas, les silbe el pecho, se le ponga la boca azul o estén respirando de forma muy agitada. También un paciente que tiene fiebre más de tres días seguidos, que sea rebelde a bajarse por medio de medicamentos clásicos como paracetamol o ibuprofeno.Cuando hay un compromiso del estado general marcado, esto quiere decir que un niño que está tirado en la cama, con poca actividad y sobretodo un niño que no quiere comer nada, ni siquiera leche. Y en los adultos mayores la fiebre no es un signo tan frecuente, pero si existe un deterioro

cognitivo (pérdida de la atención o de la velocidad de reacción) de forma más bien abrupta”, señala el médico.

Promoción y prevención

Si bien no hay un método infalible para evitar el contagio, Karen Cifuentes nos entrega algunas recomendaciones que nos permitirán pasar un invierno más tranquilo, advirtiendo que “todas estas enfermedades se van trasmitiendo, más que nada por el contacto por medio de la saliva, cuando uno habla, cuando uno tose o cuando uno estornuda.Lo más importante es mantener la higiene, tanto de uno mismo como del ambiente, por ejemplo, el lavado de manos es fundamental cuando uno sale o entra de la casa, tose o estornuda.Ventilar las casas durante las mañanas para que circule el aire, tratar de mantener las superficies lo más limpias posibles, tratar de no estar en lugares húmedos y no estar en espacios cerrados, por ejemplo los niños se enferman mucho cuando están en el jardín, en las salas de clases o uno cuando está en reuniones, puede que haya más trasmisión de estos gérmenes, por lo tanto siempre es importante mantener un abrigo adecuado, no sobreabrigar a los niños”.

“Como promoción y prevención contamos con un programa radial, en donde siempre en esta época se empieza a reforzar el tema de la prevención de enfermedades respiratorias, nos comunicamos directamente con los jardines infantiles, en donde hacemos charlas dando hincapié a la prevención ya los primeros síntomas, para generar una alarma que permita consultar en caso de alguna enfermedad respiratoria”, finaliza la Kineseologa.-

nota:

Sebastián Sepúlveda Zumaeta
Periodista – Salud O´higgins