LA HISTORIA OCULTA DE PICHIDEGUA.

Crónicas de una historia inconclusa.

La historia se inicia con un grupo de Pichideguanos, amigos, vecinos, familias, que ten√≠an una realidad com√ļn, la falta de una vivienda digna, eran aproximadamente un centenar de coterr√°neos con la idea fija de obtener su casa propia.

Hicieron muchos esfuerzos para lograr este objetivo, organizándose para realizar actividades, parte de su trabajo diario, estaban ahí, muchas veces incluso, les podía faltar para comer, pero ahí estaban ingresando dineros en su comité de vivienda para cumplir su anhelo.

Despu√©s de un largo tiempo y grandes esfuerzos lograron adquirir un terreno de manera leg√≠tima, que, pasado medio siglo, a√ļn pueden demostrar con una serie de antecedentes que aun poseen, tales como la compraventa del terreno, vale vista que acredita el pago y otros documentos que a pesar del tiempo aun los mantienen intactos.
Efectivamente eran tiempos dif√≠ciles, dado el contexto social y pol√≠tico de la √©poca, sin embargo, eran personas muy tenaces, sacrificadas que continuaron haciendo grandes esfuerzos con el √ļnico af√°n de conseguir su gran anhelo, una vez conseguido la propiedad, muchos de ellos hab√≠an iniciado el cierre perimetral de los sitios que se hab√≠an subdividido, otros hab√≠an logrado construir cimientos y adelantos de lo que ser√≠a su gran sue√Īo.

Lamentablemente cometieron algunos errores, obviamente con una mirada actual, del contexto hist√≥rico del momento, se denominaron Salvador Allende, nombre del presidente de Chile de la √©poca, quiz√°s con el cual se identificaron porque cumplir√≠an su gran sue√Īo, lamentablemente en la inocencia que reinaba en familias muy pobres, muchos no sab√≠an leer ni escribir, no hab√≠a informaci√≥n, no sab√≠an lo que estaba ocurriendo en las elites pol√≠ticas del Pa√≠s en ese momento, en definitiva hab√≠a un contexto total y absolutamente distinto al actual, muy pocos televisores, al igual que radios, sin redes sociales etc.
Esto detono lamentablemente en la expropiación y sacarlos por la fuerza de su propiedad, que les había costado sangre, sudor y lágrimas, sin duda hubo un aprovechamiento, producto de la efervescencia social de la época.

Eran personas humildes que sufrieron las consecuencias de uno de los periodos m√°s negros de la historia de chile, no pertenec√≠an a partidos pol√≠ticos, eran personas comunes y corrientes con una salvedad, eran pobres y su √ļnica aspiraci√≥n era tener un lugar para vivir, hab√≠an sufrido las consecuencias de una pobreza dura, muchas generaciones no hab√≠an tenido la oportunidad de vivir dignamente y los que ten√≠an algo viv√≠an bajo al alero de sus Padres cuyas condiciones eran muy precarias , casas de barro, piso de tierra, sin cielo, sin agua, sin luz etc. Fueron precisamente estas condiciones lo que origino que estos chilenos pobres se organizaran y coordinaran para entregar a sus familias una esperanza de vida mejor.

En esos tiempos eran personas j√≥venes que lamentablemente fueron v√≠ctimas de la divisi√≥n, odiosidad y fragmentaci√≥n de nuestro pa√≠s, cuyos responsables no eran ellos, solo buscaban la concreci√≥n de sus sue√Īos.
Aprovech√°ndose de la fragilidad de esos tiempos y dada la efervescencia pol√≠tica y social fueron violentamente despojados de su propiedad, sacrificios, a√Īos de lucha, sin que nadie en esa √©poca pudiera socorrerlos.
Eran tiempos dif√≠ciles, no era mucho lo que se pod√≠a hacer, quien osara defender causas como estas, hoy sabemos en que terminaba, sin embargo, nunca han perdido el inter√©s de buscar justicia, hace 3 o 4 a√Īos atr√°s, se reunieron para organizarse a pesar de su avanzada edad, con el prop√≥sito de tener respuestas y esperar por fin la tan anhelada y larga espera en b√ļsqueda de verdad y justicia.


Muchos de ellos ya no est√°n entre nosotros, los que a√ļn contin√ļan con nosotros son adultos mayores, que siguen manteniendo intacta sus esperanzas, de una actitud deleznable de quienes estuvieron detr√°s y ampararon este atropello a los derechos humanos de nuestros vecinos, que a√ļn viven con este mal recuerdo que ha traspasado generaciones y son parte de una historia inconclusa.

Con la llegada de la democracia y posteriormente, ha habido personas y autoridades que han intentado se les repare, sin lograrlo, dejándolos de parte de los gobiernos en las más completa indefensión, olvido y abandono, sin que ninguno se haya hecho cargo de este abuso.

Han pasado m√°s de 50 a√Īos y a√ļn esperan justicia‚Ķ

ADOLFO CERON GONZALEZ